Retenedores

Retenedores removibles

Los retenedores removibles son transparentes, delgados, ligeramente flexibles y están hechos de un material similar al plástico. Se ajustan a la forma y ubicación exactas de los dientes.

No solo hay retenedores removibles, sino que también hay retenedores fijos. Ambos tipos de retenedores mantienen los dientes en sus nuevas posiciones después de completar el tratamiento de ortodoncia “activo”. Esto permite que el hueso recién formado se endurezca alrededor de los dientes. El uso de retenedores según las instrucciones es la clave para mantener el éxito del tratamiento de ortodoncia. Se puede aconsejar a los pacientes que usen retenedores a tiempo completo durante los primeros seis meses después de que finalice el tratamiento “activo”, y el tiempo de uso posterior se reduce a solo durante la noche. Cuando no esté en boca, los retenedores removibles deben guardarse en el estuche provisto por el ortodoncista.